Entrenando al Cerebro Emocional – Entrevista con Richard J. Davidson, por Sam Harris

Image

Richard J. Davidson es Profesor de Psicología y Psiquiatría de William James y Vilas, Director del Laboratorio Waisman de Imagenes Cerebrales y Comportamiento; del Laboratorio de Neurociencia Afectiva y Fundador y Presidente del Centro para la Investigación de Mentes Saludables, en el Centro Waisman, en la Universidad de Wisconsin-Madison. Recibió su doctorado de la Universidad de Harvard en Psicología y ha publicado más de 275 artículos científicos, muchos capítulos y reseñas y ha editado 13 libros. Él es el autor del nuevo libro (junto con Sharon Begley) La vida afectiva de tu cerebro . Richie (como le dicen sus amigos) ha hecho más para llevar el estudio del bienestar mental hacia el siglo XXI que nadie que yo pueda imaginar. Él tuvo la amabilidad de responder algunas preguntas sobre su trabajo.

***

¿Puede resumir brevemente su trabajo hasta ahora?

La investigación que resumimos en mi libro La vida afectiva de tu cerebro es acerca de estilos emocionales, de las diferencias entre las personas en cómo responden a los desafíos emocionales.  Desde el principio de mi carrera, hubo dos observaciones críticas que llegaron a formar el núcleo de lo que se convertiría en el trabajo de mi vida.  La primera observación es que la característica más sobresaliente de las emociones en la gente es el hecho de que cada persona responde de manera diferente a los giros y golpes de la vida.  Cada uno de nosotros es único en nuestra estructura emocional y esto determina, individualmente, por qué algunas personas son más resistentes o vulnerables que otras, por qué algunas tienen altos niveles de bienestar a pesar de la adversidad objetiva, mientras que otras se descompensan rápidamente en respuesta al menor contratiempo.

La segunda observación vino de la gran suerte que tuve al principio de mi carrera para estar cerca de algunas personas notables.  No eran notables por sus logros académicos o profesionales, sino por su comportamiento, en realidad, debido a su estilo emocional.  Estas eran personas extremadamente amables y generosas.  Eran muy atentos, y cuando estaba en su presencia me sentía como si fuera el único y completo foco de toda su atención.  Me encontré con que anhelaba que estas personas estuvieran cerca.  Y me enteré de que una cosa que todas estas personas tenían en común era una práctica regular de la meditación.  Les pregunté si habían sido así toda su vida y me aseguraron que no, que estas cualidades habían sido nutridas y cultivadas por sus prácticas de meditación.

No fue sino hasta muchos años después que me encontré con la neuroplasticidad y reconocí que los mecanismos de neuroplasticidad son un marco organizativo para la comprensión de cómo los estilos emocionales podrían ser transformados.  Si bien estos estilos eran bastante estables durante mucho tiempo en la mayoría de los adultos, todavía podrían modificarse mediante la práctica sistemática de determinados ejercicios mentales.  En un sentido muy real y concreto, podríamos cambiar nuestro cerebro mediante la transformación de nuestras mentes.  Y no había ningún ámbito más importante para que eso ocurriera que el de las emociones.  Pues resulta que nuestros estilos emocionales juegan un papel importantísimo en la determinación de quién será vulnerable a la psicopatología y quién no lo será.  Los estilos emocionales también son fundamentales en nuestra salud física,  el bienestar mental y el físico son indisociables.

¿En qué se enfoca su nuevo libro?

En el libro describo 6 estilos emocionales que tienen su origen en la investigación neurocientífica básica.  Los 6 estilos son los siguientes:

1. Resiliencia: ¿Qué tan rápido o lento se recupera de la adversidad?

2. Perspectivas: ¿Cuánto tiempo duran las emociones positivas después de un evento alegre?

3. Intuición Social: ¿Qué tan preciso es en la detección de las señales sociales no verbales de los demás?

4. Contexto: ¿Se regulan sus emociones de una manera sensible al contexto?

5. Conciencia de sí mismo: ¿Qué tan consciente está de sus propias señales corporales que constituyen emociones?

6. Atención: ¿Qué tan centrada o dispersa es su atención?

No decidí un día ponerme a averiguar cuántos estilos emocionales existían o postular cuales tendría sentido que los seres humanos tuviesen. Más bien, cada uno de estos estilos ha surgido por inducción del gran corpus de la investigación que mis colegas y yo hemos llevado a cabo utilizando rigurosos métodos neurocientíficos durante los últimos 30 años.  No son los estilos obvios que corresponden a los tipos de personalidad bien conocidos, como introversión y extroversión.  Pero, como explico en mi libro, pueden explicar los componentes de tipos de personalidad encontrados con regularidad.

El hecho de que se basan en sistemas neuronales proporciona pistas importantes para entender cómo cada estilo afecta nuestro comportamiento emocional y cómo los estilos también pueden afectar posteriormente a sistemas corporales importantes para la salud física.

¿Cuánto del estilo emocional de una persona es consciente?

Muchos aspectos de estilo emocional no son conscientes,  constituyen hábitos emocionales que en gran parte suceden sin conciencia.  Por ejemplo, la mayoría de nosotros rara vez somos conscientes de cuánto tiempo persiste una emoción negativa después de un evento estresante.  El estilo de ‘conciencia de sí mismo’ evidencia el hecho de que hay muchos procesos corporales que contribuyen a la emoción de los que podríamos no ser conscientes.  Una motivación importante para mí al escribir este libro es dar a conocer hábitos de la mente que antes no eran conscientes.  Al describir la naturaleza de los estilos emocionales y sus bases cerebrales subyacentes, es mi ferviente aspiración que esto ayudará a otros a reconocer los patrones emocionales en sí mismos y esa conciencia es el primer y, a menudo el más importante paso en la producción de un cambio.  Así que si hay aspectos de tu estilo emocional que deseas cambiar, tomar conciencia de estos componentes de tu mente es un ingrediente clave para el cambio.  En el libro, ofrezco algunos cuestionarios simples que puedes tomar para cada uno de los 6 estilos emocionales para darte una idea de dónde te encuentras en cada una de las 6 dimensiones.  Y también ofrecezco estrategias simples para cambiar tus estilos emocionales en caso de que así lo desees.  Estas estrategias se derivan de las prácticas de meditación antiguas y de modernos enfoques científicos.  En conjunto, constituyen lo que he llamado “intervenciones de comportamiento neuronalmente inspiradas”: intervenciones que se derivan de una cierta comprensión del cerebro y la utilización de estrategias sencillas de comportamiento o mentales que ofrecen la posibilidad de transformar su mente y por lo tanto de cambiar su cerebro.  En el libro se muestra que todos podemos tomar más responsabilidad de nuestros cerebros y deliberadamente dar forma a nuestro cerebro de una manera más positiva.

En mi experiencia, el tema de la meditación todavía provoca escepticismo entre los científicos y los secularistas. ¿Puede describir lo que entiende por “meditación” y decirnos por qué cree que esta práctica es relevante para nuestra comprensión de la mente humana? 

Una definición de la palabra “meditación” en sánscrito es “familiarización”.  Y, en un sentido clave, la familia de prácticas mentales que constituyen la meditación pueden ser pensadas como estrategias para familiarizar a una persona con su propia mente.  La meditación en este sentido puede ayudar a limpiar las lentes interiores de la percepción para que podamos ver nuestra mente con mayor claridad.  Especialmente para aquellos que son estudiantes de la mente, esta práctica puede proporcionarnos mucha información al proveernos de un punto de vista interno o fenomenológico que es diferente al proporcionado por los métodos objetivos de la ciencia.  En otros sentidos, la meditación se refiere a las prácticas mentales que pueden ser utilizadas para cultivar la atención y para regular las emociones.  Por ejemplo, algunas de las prácticas consisten en concentrar la atención en la respiración y volver la atención a la respiración cada vez que la persona advierte que su mente se distrae.  De esta manera, gradualmente con el tiempo, la atención selectiva puede ser mejorada.  El término “meditación de atención plena” se refiere a una forma de meditación durante el cual quienes la practican tienen instrucciones de prestar atención, a propósito y sin juicios.  El proceso de aprender a poner atención sin hacer juicios poco a poco puede transformar la respuesta emocional a los estímulos, de tal manera, que podemos aprender a simplemente observar nuestra mente en respuesta a los estímulos que pueda provocar cualquier emoción, negativa o positiva, sin ser arrastrado por estas emociones.  Esto no quiere decir que nuestra intensidad emocional disminuye.  Simplemente quiere decir que nuestras emociones no perseveran.  Si nos encontramos con una situación desagradable, podríamos experimentar un aumento transitorio de emociones negativas, pero éstas no persisten más allá de la situación.

La investigación científica ha establecido que ciertas formas de meditación tienen los tipos de efectos que se describen y subraya su importancia para la comprensión de la mente humana.  Este trabajo establece que la mente es más “plástica” de lo que habíamos asumido en la investigaciones científicas.  Por plástico queremos decir que es capaz de transformación.  Estos resultados invitan a opinar que muchas cualidades que se consideraban como relativamente fijas, como nuestros niveles de felicidad y bienestar, serían mejor consideradas como el producto de habilidades que pueden ser mejoradas mediante entrenamiento.

Traducido por Mxkeptic.
Original:

http://www.samharris.org/blog/item/training-the-emotional-brain

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s