Freud y su teoría de la personalidad – Por Orión Márquez

14624919446094

Sigmund Freud

La influencia de Sigmund Freud en la psicología es innegable, al preguntarle a una persona cualquiera por un psicólogo famoso quizá la respuesta más probable es que lo mencione a él, pero, ¿que tan relevante es el trabajo de Freud respecto a las teorías de la personalidad en la psicología actual?

De acuerdo con Freud, la conducta de una persona es el resultado de que las fuerzas psicológicas antes mencionadas (ello, yo y superyó) entran en conflicto, se supone que estas estructuras aparecen de manera paulatina durante la niñez de la persona, el ello se define cómo la estructura que se encarga principalmente de satisfacer los deseos inmediatos, el yo es la estructura que lidia con la manera en que se puedan cumplir esos deseos de manera razonable e inteligente, finalmente viene el superyó, el cual es básicamente un supervisor o guardián moral que se encarga de vigilar al yo.

Freud toma en cuenta estas estructuras al teorizar acerca de las llamadas “etapas psicosexuales”, en las cuales afirma que la personalidad se desarrolla dependiendo que tanto una persona logra satisfacer los deseos sexuales a lo largo de su vida, de la forma en la que se viven estas “etapas psicosexuales” que son cinco.

La primera es la etapa oral, que supuestamente sucede entre el nacimiento y los 18 meses, se caracteriza porque en esta etapa el niño obtiene placer únicamente succionando el pecho de la madre y masticando alimentos, la segunda es la etapa anal, de los 18 meses a los 3 años en la que, se cree que el placer del niño se concentra en el ano, en la forma en que se le educa para controlar los esfínteres, la cuarta etapa es la fálica, de los 3 a los 6 años, de acuerdo con Freud en este momento los niños descubren sus genitales y experimentan sentimientos de rivalidad con el progenitor del mismo sexo, a esto sigue la etapa de latencia, de los 6 a los 12 años en los que, según Freud, los niños pierden interés por el sexo,  sólo para recuperarlo durante la sexta etapa, que es la etapa genital, que es cuando se despiertan los impulsos sexuales y se satisfacen los deseos reprimidos durante la niñez.

La teoría dice que, de acuerdo a cómo el individuo fue tratado durante cada una de estas etapas desarrollará distintos tipos de personalidades, por ejemplo, quienes obtienen una gratificación buena durante la etapa oral tienden a ser adultos optimistas, crédulos y confiables, mientras que quienes no son gratificados de manera satisfactoria tienen tendencias pesimistas, discuten mucho y son hostiles.  De la misma forma, se cree que el tener padres muy estrictos en el entrenamiento de control de esfínteres puede hacer que las personas tengan tendencias autodestructivas, a ser obstinados y excesivamente ordenados.

A-sexualidade-das-crianças

Todo esto suena más o menos lógico y bastante complicado por lo que conviene preguntar: ¿Existen razones para pensar que es cierto?  Desde el punto de vista científico la respuesta es un claro no.  Uno de los principales problemas que tiene el psicoanálisis freudiano es que no cumple con una característica indispensable para la ciencia: la refutabilidad.  Para que una teoría sea aceptada en términos científicos debe ser posible comprobar que es cierta o que es falsa, en el caso del psicoanálisis la teoría y las descripciones son tan vagas que no es posible probar si las ideas son falsas o no.

En este caso particular podemos decir que prácticamente no existen estudios que relacionen directamente los desórdenes en las etapas psicosexuales en la niñez con rasgos de personalidad del individuo adulto, tampoco hay evidencia alguna de las estructuras mentales del ello, el yo y el superyó, el psicoanálisis funciona sólo en el sistema de pensamiento psicoanalítico, no es ciencia, es por esto que en la actualidad se ha visto fuera de la mayoría de los programas de psicología en las universidades.

El legado de Freud es grande, uno de sus descubrimientos fundamentales, el del inconsciente continúa siendo la piedra angular sobre la que descansa la mayor parte de la investigación psicológica actual, a pesar de los muchos errores que cometió este gran pensador, al final tenemos que reconocer que de no haber sido por él, quizá la psicología no habría nacido.

Material adicional:

https://io9.gizmodo.com/why-freud-still-matters-when-he-was-wrong-about-almost-1055800815

Fuentes:

Cohen, P. (2017). Freud Is Widely Taught at Universities, Except in the Psychology Department. Septiembre 27, 2017, de The New York Times Sitio web: http://www.nytimes.com/2007/11/25/weekinreview/25cohen.html?mcubz=3

Merfi, R., Palacios J. & Gantiva, C. (2009, Noviembre 11). Teorías de la personalidad. Un análisis histórico del concepto y su medición. Psychología: Avances de la disciplina, 3, 81-107.

Sollod, R., Wilson, P. & Monte, C. (2009). Teorías de la personalidad. México: McGraw-Hill.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s